antonio ordoñezEl 19 de diciembre de 1998 murió en Sevilla Antonio Ordóñez, uno de los toreros más grandes de la historia de la Tauromaquia. Su estilo clásico y artístico junto a su reconocido valor conjuntaron a un torero que reunió a todas las escuelas anteriores.

Antonio Ordoñez toreó más de mil corridas y mató a estoque a más de 2.000 astados a lo largo de su carrera como matador de toros, que comenzó el 28 de junio de 1951, fecha en la que tomó la alternativa en Madrid.

Tercero de los cinco hijos del matrimonio formado por el torero Cayetano Ordoñez Aguilera, “Niño de la Palma”, y Consuelo Araujo de los Reyes, tanto él como sus cuatro hermanos, Cayetano, Juan, Pepe y Alfonso, se dedicaron al toreo.

Vivió hasta los seis años en Ronda y posteriormente en Sevilla, donde estudió en el colegio de los Escolapios, y su aprendizaje taurino comenzó siendo todavía un niño.

En 1945 se enfrentó por primera vez a un becerro y el 29 de junio de 1948, a los 16 años, vistió por primera vez el traje de luces en Haro (Logroño), en una novillada en la que se presentaba como “Niño de la Palma IV”. En esa primera temporada como novillero actuó en 76 corridas, incluida su presentación en Madrid, el 6 de octubre de 1949. Al año siguiente, el 3 de agosto de 1950, sufrió su primera cogida, en la plaza de toros de Barcelona.

Tomó la alternativa el 28 de junio de 1951, en Madrid, con Julio Aparicio como padrino y Litri de testigo. Su siguiente temporada fue arrolladora. Triunfó en la feria de abril de Sevilla y en San Isidro, en Madrid, aunque también sufrió una cornada de gravedad en la plaza madrileña.

El 19 de octubre de 1953, en la finca “Villa Paz”, en Cuenca, contrajo matrimonio con Carmen González Lucas, hija del torero Domingo Dominguín y hermana de otros tres matadores de toros, entre ellos Luis Miguel Dominguín, el más famoso de la saga y rival durante años de Ordoñez en los ruedos.

El 2 de mayo de 1955 nació la primera hija de Antonio y Carmina, Carmen Cayetana, y el 29 de junio de 1956, la segunda, Ana Belén. Ese mismo año, 1956, sufrió otra cogida grave en Madrid. En 1957 compró su primera finca, “Valcargado”, situada en el término de Medina Sidonia, en Cádiz.

En 1958 cubrió una temporada de gran regularidad, con 78 actuaciones y dos cornadas importantes, una en Málaga y otra en San Sebastián (ésta ante un toro que había brindado a la princesa Soraya). El verano siguiente estuvo marcado por la rivalidad en los ruedos con Luis Miguel Dominguín.

Antonio Ordoñez volvió a ser apoderado esa temporada por la casa Dominguín, toreó 52 corridas y sufrió tres cornadas de gravedad: en Aranjuez, Barcelona y Palma de Mallorca.

En 1962 adquirió su primera ganadería y el 19 de noviembre, en Lima, anunció su retirada del toreo. El último toro que mató ese día se llamaba “Anda mucho” y era del hierro de Las Salinas. Su ausencia de los ruedos, sin embargo, duró menos de tres años. En 1964 reapareció informalmente en su pueblo natal de Ronda, para torear mano a mano con Aparicio la tradicional corrida goyesca que se celebra anualmente en esa plaza.

Un año después firmó una exclusiva con la empresa propietaria de las Ventas, de Madrid, para torear 40 corridas a cambio de 40 millones de pesetas. Ese año también compró la finca “Las cuarenta”, en Carmona (Sevilla).

Ordoñez continuó toreando hasta 1971, en que una lesión en el cuello le obligó a retirarse. Su despedida tuvo lugar el 12 de agosto, en San Sebastián, tras dar muerte a “Colombiano”, un ejemplar de la ganadería de Pablo Romero. En 1972 recibió la Gran Cruz de la Beneficencia, distinción que le fue impuesta en el transcurso de la corrida goyesca de Ronda.

Desde 1972 hasta 1981, Ordoñez se dedicó a atender sus dos ganaderías y a ejercer como empresario de la plaza de Ronda. Participó en las corridas Goyescas celebradas en Ronda desde 1972 a 1977 y finalmente en la de 1980 junto a Paquirri, su yerno al estar casado con su hija Carmina.

Ordoñez mantuvo una gran amistad con el escritor norteamericano Ernest Hemingway y el cineasta Orson Wells cuyo cadáver esta enterrado en la finca que el torero poseía en Ronda.

El 27 de diciembre de 1996, el Consejo de Ministros acordó concederle la Medalla de Oro a las Bellas Artes.