Ángel Luis Lorenzo Francisco.- Bajo el paraguas del 20 aniversario de alternativa, de Julián López “Juli” (al final causando baja), sale la lluvia para recibir la feria oliventina, saludando a toreros que se despediden en la corrida matutina de este sábado 3 de marzo (Juan José Padilla), y para recibir en la vespertina, a otros con identidad extremeña.

Los tres diestros han logrado prender la llama de la ilusión en este arranque de temporada. Como testigo, la afición, que a pesar del tiempo climatológico adverso, respondió de forma sobresaliente. Y es que, como dijo Finito, al abrir las lecciones magistrales de aula taurina en Sevilla, dirigida por Carlos Crivell: La afición puede con todo.

Perera no contó con el mejor lote de la corrida, que tendían a salir sueltos del embroque ( no es la primera vez que le ocurre en esta feria de marzo de Olivenza) y en el segundo, el sólo se complicó al matarlo al forzar una mala ubicación previa.

Tras la sombra de su cornada y la dureza del invierno el año pasado, terminó la temporada, como comienza esta, viendo la luz con sus derechazos de mando en una faena justa y precisa. Su toreo es vertical, como su derecha esta tarde al echar la muleta por delante.
Talavante es un torero que alterna tardes de gran estética con otras menos felices. El quinto fue el mejor toro de la corrida por su calidad y duración, que permitieron ver su izquierda, dibujando naturales, mientras otros garcigrandes buscaban rendir querencia. Quizás los remates populistas al tendido, al estilo manoletista, sobran. Paseó las dos orejas tras una gran estocada. Dictum, factum.

Ginés Marín, sigue demostrando que la temporada pasada fue sólo el inicio, de algo que puede repetir e incluso mejorar. El tercero permitió expresarse, primero con el capote, buscando esa pureza y sinceridad deseada por él, y luego en una labor iniciada, exponiendo mucho con las dos rodillas en el albero encharcado. Buena faena, sobre todo por el trazo y la expresión de su toreo al natural y templado (una de sus grandes virtudes esta última), rematado con bernadinas y una estocada de libro.

Lástima que ámbos, Juli y Ginés, no puedan compartir la tarde del domingo, como comparten vecindad en esa localidad, donde a parte del castellano y el portugues, se habla el idioma de la tauromaquia. Será Antonio Ferrera, el torero destinado, para la corrida de este domingo por la tarde.

Hierro de Garcigrande. Plaza de toros de Olivenza. Bien presentados, aunque con mansedumbre.
Miguel Ángel Perera, oreja y oreja;
Alejandro Talavante, oreja y dos orejas tras aviso;
Ginés Marín, dos orejas y ovación.
Incidencias: Los toros lucieron divisa negra en señal de luto por el fallecimiento de su propietario hace unas semanas (los toreros le brindaron faenas a Justo Hernández). El subalterno Julio López, de la cuadrilla de Alejandro, recibió una cornada de 15 centímetros en el brazo derecho. Gesto muy torero, el de Talavante, acompañándolo hasta el callejón. La lidia, a pesar de los triunfos correspondientes, a pena duró dos hora.

Postdata: Un placer, poder compartir la corrida vespertina en el callejón con el capellán de la plaza D. Andrés y con Dª Ana Isabel Moreno Muela, aficionada de reconocido prestigio y que preside festejos en la Real Maestranza de Sevilla desde la temporada 2006.