4800118

Rocío de la Oliva.- El lema del Congreso de Presidentes de Plazas de Toros este año no es una casualidad; “No todo vale”, y es que se han indultado en 2017 veintiséis astados, de los cuales, uno ha sido un novillo, y otro un toro para rejones de los que el Reglamento Nacional no se pronuncia ya que cita a “diestros” y no rejoneadores, por tanto se pone en duda su legalidad, además de que se ha constatado que los festejos de rejones no reúnen los requisitos para comprobar la bravura.
Ante esto, haremos un repaso sobre lo que se permite en los distintos reglamentos de nuestro país, y dicho sea de paso, resaltar la de que el palco sea ocupado por personas preparadas para presidir, aficionados de reconocido prestigio y conocedores del reglamento aplicable.
Recordemos que el indulto es el premio a la bravura y excelente embestida en los tres tercios de la lidia y pretende la perpetuación de la especie en cuanto a su casta.

El primer pañuelo naranja lo vimos el 11 de marzo en Illescas (Toledo), a un toro de José Vázquez , de nombre Fusilero, que fue indultado por José María Manzanares, de comportamiento algo dudoso como podemos ver en diferentes vídeos donde el animal se raja varias veces e incluso llega a dar dos coces, signo de mansedumbre. Además el torero mostró una actitud poco respetuosa ante el presidente, al que hizo caso omiso varias veces cuando se le indicó que entrara a matar y por último se sentó en el estribo mostrando su negativa. El reglamento permite tomar decisiones contrarias a lo que él dice en casos donde se puedan producir altercados de orden público. En este caso se aplicaba el Reglamento Nacional, donde el indulto está permitido en plazas de primera y segunda categoría, en corridas, novilladas picadas y festivales picadas, aunque en teoría, en la práctica solo se indultan toros. Por tanto éste indulto no está permitido, siendo esta plaza de tercera categoría, al igual que el que se dio el 7 de octubre al toro Jarretero de Victorino Martín, indultado por el sevillano Pepe Moral.
Continuamos en Castilla La Mancha, con el indulto en Almoguera (Guadalajara), el 30 de abril, a un toro de Oliveira Irmaos, que debió ser estoqueado por Sánchez Vara, puesto que también es plaza de tercera. También en Lominchar (Toledo), se indultó un toro de la misma ganadería y por el mismo torero el 1 de mayo. Otra plaza de tercera.
En Ciudad Real, Enrique Ponce indultó a Juguetón de Daniel Ruíz. Al tratarse de una plaza de segunda es perfectamente legal, solo habría que hacerse mirar el comportamiento en los tres tercios y sobre todo la pelea en varas.
En Albacete, de tercera categoría, se indultó a Orgullito de Garcigrande por Roca Rey.
El 23 de septiembre en Talavera de la Reina (Toledo), Paco Ureña mandó al campo a Pocosol de El Tajo, sobre lo que recientemente ha reconocido que ha sido propuesto para sanción ante su negativa de entrar a matar.
También Miguel Ángel Perera debió dar muerte a Bodeguero de Torrealta en Alcázar de San Juan (Ciudad Real).
Seguimos con el Reglamento Nacional que también se aplica en Valencia, donde Pasmoso de Domingo Hernández, fue indultado por López Simón, y recordamos aluviones de críticas ante tal decisión del presidente, aunque en plaza de primera estuviera respaldado por el reglamento.
En la Comunidad de Extremadura también se aplica el Nacional, y se indultó un toro por Antonio Ferrera de José Luis Iniesta, de nombre Esparraguero II, en la localidad de Herrera del Duque (Badajoz), plaza de tercera.
En Arganda del Rey (Madrid), Carlos Ochoa, novillero de la Escuela Marcial Lalanda, indultó a un novillo de Fernando Peña que lleva por nombre Altamontaña. Una plaza instalada en la Plaza Mayor de dicho pueblo, por tanto ilegal.
También en la Comunidad de Madrid pero esta vez en Fuenlabrada, el 15 de septiembre Francisco José Espada, no dio muerte a Barbero de Alcurrucén, en una plaza de tercera categoría.
En Murcia, Diego Ventura indultaba el primer toro para rejones el 17 de septiembre, aunque en plaza de segunda, dudosa interpretación del reglamento como ya hemos comentado antes. Lleva por nombre Perdido y es de Los Espartales.
Prosigamos con el Reglamento Andaluz, donde está permitido el indulto en plazas de primera, segunda y tercera, en corridas y novilladas con picadores. Queda prohibido en plazas portátiles u otras, y en festivales picados o sin picar.
Se indultaron bajo el amparo del reglamento los siguientes toros:
El 15 de abril en Cabra (Córdoba) a Ojerizo de Luis Algarra por Miguel Ángel Perera.
En Sabiote (Jaén) a Resultón de Sáncho Dávila por Emilio Huertas.
A Jorguín de Zalduendo por El Juli, el 28 de mayo en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), donde curiosamente se sacó el pañuelo azul antes que el naranja, hasta que una voz desde el callejón alertó al palco del error al señalizar su decisión.
En Málaga, en la anunciadísima corrida Crisol, Enrique Ponce le perdonó la vida a Jaraiz de Juan Pedro Domecq el 17 de agosto.
En Antequera (Málaga) el 18 de agosto, el Fandi indulta a Gabriel de Julio de la Puerta.
El 12 de septiembre en Baza (Granada) Primoroso de Jandilla vuelve para padrear de la mano de Padilla.
También en Granada, esta vez en la Peza, El Adoureño indultó a Terciopelo de Cayetano Muñoz el 14 de octubre.
Otra vez en Málaga, en Fuengirola, Finito indultó el 7 de octubre a Aturdido, también de Cayetano Muñoz.
Y en Andalucía no nos íbamos a librar de alguna ilegalidad, pues el 9 de septiembre, Oliva Soto indultó a Agradecido de Fermín Bohórquez en la plaza de toros portátil que se instaló en Camas (Sevilla). En dicha corrida presidió el alcalde de la localidad.
Según el reglamento de Castilla y León se permiten los indultos en plazas de primera, segunda y tercera categoría en corridas, novilladas picadas y festivales picados. En dicha comunidad se indultaron los siguientes toros:
A Revoltoso de Rehuelga el 11 de julio por Juan Bautista, en La Adrada (Ávila), una plaza portátil donde el reglamento no lo permite.
En Zamora, el 1 de julio Castella indultó a Gironero de Puerto de San Lorenzo.
En Arévalo (Ávila) de tercera categoría, se indultó a Rifado de Garcigrande, también el 1 de julio que fue lidiado por Miguel Ángel Perera.
Y por último, El Juli volvió a indultar en Valladolid el 8 de septiembre a Fanfarria de Daniel Ruiz.

Con un total de doce toros indultados sin el amparo del reglamento, trece amparados por tal, y el de rejones, llegamos a la escalofriante cifra de veintiséis nuevos, suponemos, sementales. ¿Qué nos deparará este 2018? ¿Será el año de la seriedad en los nombramientos de los palcos? ¿Revivirá la afición frente al público?