Organizado por la Tertulia universitaria de Sevilla, se celebró en el Pabellón de Uruguay una mesa redonda sobre “La importancia del papel de la mujer en la Tauromaquia”. Moderó con acierto Sandra Carbonero y participaron Mary Fortes, torero y madre de torero; Anabel Moreno, presidenta de la plaza de toros de Sevilla; Inma León, periodista taurino, y Rocío Romero, novillera. De sus intervenciones se destacan las siguientes palabras:

Mary Fortes: La mujer le da un sello de sensibilidad, romanticismo y lucha al toreo. Tiene todo el derecho a participar en la Fiesta y es una lucha la que tiene para lograr su mayor reconocimiento. Cuando toreaba era un bicho raro, aunque eran otros tiempos. No querían torear conmigo porque temían que una mujer les diera un repaso. 

Rocío Romero: Se busca la igualdad con nuestros actos. Las mujeres hemos demostrado que podemos tener las mismas cualidades que los hombres. Somo personas capaces. Es cierto que en mi caso nuca he tenido problemas con los hombres. Me entreno como el que más y no quiero ninguna ventaja, pero tampoco zancadillas. El toro no sabe nada del sexo de la persona que tiene enfrente.

Inma León: Las mujeres, de entrada, parimos a los toreros. Aportamos a este mundo una mayor sensibilidad. Nunca he tenido problemas para desarrollar mi profesión de informadora de toros, aunque se nota un cierto recelo de algunos aficionados con la incorporación de la mujer a la Fiesta.

Anabel Moreno: Reivindico la normalidad, que consiste en que la mujer debe tener las mismas opciones de estar en el toreo que los hombres. Tenemos la misma capacidad, aunque no se trata de ser heroínas. Este mundillo era muy cerrado cuando llegué al palco de Sevilla. Cuando demuestras que lo puedes hacer con normalidad ya nadie te recuerda que eres una mujer. 

Rocío Romero le puso colofón a la noche: Todas las barreras desaparecen cuando nos ponemos a torear.