Alcalá del Rio_28F

Foto: Juan Manuel Pérez Alarcón

Juan Manuel Pérez Alarcón.– Da gusto visitar un pueblo que dista de Sevilla, 17 kilómetros, y contemplar una coqueta plaza de al menos 1.800 localidades, que se reinauguraba en el día de hoy después varios años cerrada, y apreciar en una novillada sin picadores, -con entradas a precios populares y asequibles -, que se pone el cartel de “No hay Billetes”. Francamente ilusionante comprobar los detalles y evolución de la cantera taurina, de chavales con mucha voluntad – algunos con menos destreza – poco oficio otros, pero quizás este matíz sea poco revelador, sí tenemos en cuenta lo complicado que esta este mundo para que esos chavales toreen sin que les cueste el bolsillo a sus padres, mentores y terceros interesados.

Alicientes había para acercarse en una tarde soleada a la reinauguración de la plaza, pero quizás el juego del ganado (uno del Parralejo, dos de Rufino, uno de Agustín Lunar, uno de Virgen María y otro de Hnos. Expósito) haya deslucido el papel de los actuantes, que con sus virtudes y defectos, la tarde ha tenido fundamentos positivos para ser optimistas.

Jesus Álvarez ha demostrado que tiene oficio y gusto con el capote, ante un mansote que fue rajándose en la muleta. Faena que le faltó reposo y algunas veces cierta templanza. Tras una estocada fue recompensado con una oreja.

David Martín demostró que quiere ser poderoso en la muleta, y tuvo momentos de mucha templanza y criterio con la muleta hasta que el novillo decidió quedarse sin el fuelle de salida. A pesar de eso, le dieron dos orejas.

Emilio Silvera, de Huelva, tuvo un novillo de Agustín Lunar, manso y complicado, que poco o nada pudo hacer. Se le regaló el sobrero, y en ese se pudo desquitar para demostrar que sabe torear con el capote, y que se relaja toreando con la muleta. Lástima que no haya matado bien, pero en el sobrero se desquitó tras el “garbanzo negro” de Lunar.

El jienense Adrián Grande, demuestra un toreo incipiente y nuevo con el capote, pero en el último tercio ha estado dominador y seguro en cercanías donde Grande demuestra valor sereno. Mató de estocada algo tendida, y dos orejas tuvieron el justo premio.

Juan Márquez se gustó toreando al natural, y tuvo momentos buenos con la mano derecha con un novillo noble de El Parralejo, que tuvo movilidad y recorrido. Dos orejas fueron su premio.

Por último Carlos Corradini, con el de Dolores Rufino, de bonita presencia, demostró que tiene capacidad lidiadora, puesto que no fue un novillo fácil, con cierta raza y casta, y que le puso en aprietos durante los primeros compases de la lidia. En cuanto el novillero pensó que lo mejor era ponerle la muleta, y mandar, la faena subio de intensidad, con derechazos de fino corte, y con una lidia basada en la firmeza y emoción. Tras una media estocada en su sitio fue premiado con las dos orejas.

Se han lidiado novillos de Herederos de Dolores Rufino, Hermanos Expósito, Virgen María, El Parralejo y Agustín Lunar; de desigual juego. Jesús Álvarez, oreja. David Martín, dos orejas. Emilio Silvera, saludos y oreja en el sobrero de regalo. Adrián Grande, oreja. Juan Márquez, dos orejas. Carlos Corradini, dos orejas. Lleno.

Publicado en el blog http://perezalarcon.blogspot.com.es/

A %d blogueros les gusta esto: