El torero Curro Romero recibió ayer el premio Andaluz Gitano 2001 en su quinta edición, que otorga la Consejería de Asuntos Sociales de la Junta, un galardón que demuestra, según aseguró, la “estrecha relación” que tiene con los gitanos “que allá dónde vaya me llaman primo”, aseguró el diestro.

Curro Romero manifestó que este premio ha supuesto una demostración de lo querido que se siente por los gitanos, y destacó la estrecha relación del mundo del toro con esta raza que acapara “casi toda una historia del toreo”, poniendo como ejemplo, “los Gallo o los Paula”.

“Que yo sepa no tengo sangre gitana”, afirmó, aunque puede ser que haya “un vaso de hace mil años”, aunque “tengo muchas cosas en común con ellos”.

El acto de entrega estuvo presidido por el titular de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves; el consejero de Asuntos Sociales, Isaías Pérez Saldaña, y el defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo.

Chaves resaltó que estas distinciones tienen “especial significación” en Andalucía, donde “la solidaridad, la pluralidad cultural y la integración social, constituyen destacados valores de nuestras señas de identidad”.

Además alabó la labor de Curro Romero, de quien dijo que “aglutina y representa al más alto nivel esa equilibrada y valiosa armonía” entre las culturas gitana y andaluza.

En la tarde de ayer se entregaron además los primeros premios Andalucía de Bienestar Social, que se concedieron en la categoría de Solidaridad al que fue presidente de la Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores, Antonio Saiz y López, a título póstumo, por su dedicación a los mayores.

En la categoría de los Derechos de la Infancia, a la organización almeriense A toda vela, que se ocupa de niños con discapacidades psíquicas.

A %d blogueros les gusta esto: