El novillero Curro Sierra, herido de suma gravedad en la Maestranza el pasado domingo, fue sometido ayer a una nueva intervención para asegurar el riego de la pierna derecha. Fue la segunda intervención del día, porque ante había sufrido un nuevo proceso quirúrgico para liberar las fascia que podía oprimir la zona lesionada.

El torero amaneció sin fiebre y con un llamativo estado de ánimo. Preguntó por el novillo que no pudo matar y preguntó a su apoderado por los cálculos para poder torear de nuevo. El edema de la pierna obligó, sobre la una de la tarde a realizar la primera intervención, que en realidad fue de escasa importancia.

Por la tarde, los doctores Font y Vila aconsejaron la realización de un arteriografía, que demostró algunos cabos de la femoral que no estaban totalmente cerrados: Ante el peligro de hemorragia, los facultativos decidieron operar de nuevo a las siete de la tarde. Esta intervención consistió en practicar un by-pass entre la ilíaca y la femoral con la safena. La operación fue satisfactoria y al poco los pulsos del miembro inferior subieron en intensidad.

El torero pasó nuevamente a la UCI del Hospital Virgen Macarena. Allí su estado es estable dentro de la gravedad inicial. El doctor Vila se mostraba cauteloso,

A %d blogueros les gusta esto: