La ganadería del Conde de la Maza dejará de existir desde el viernes día 16 de noviembre, cuando se lleven los últimos animales que permanecen en el Cortijo Arenales en el término de Morón de la Frontera. El comprador puede lidiar esas reses que están herradas con el hierro del Conde, pero cuando lo haya lidiado ya no quedará nada del actual Conde de la Maza. Así lo ha publicado la revista Aplausos, donde Leopoldo de la Maza añade que “La finca, Cortijo de Arenales, también está en venta. Y el que la compre también se quedará con el hierro. Los hermanos tenemos una sociedad y la decisión adoptada es desprendernos de todo”. Sobre los motivos que han llevado a la familia a adoptar la drástica decisión, confiesa: “Prefiero no decir nada, no tengo ganas de cargar contra unos cuantos… Además, tampoco somos los únicos que hemos acabado “quemados” con esto. No hay mayor misterio”.

El último festejo en que los Herederos del Conde de la Maza lidiaron ganado bravo fue en una novillada sin caballos en Ayllón. Este mismo año, con anterioridad, lidiaron también sendas novilladas picadas en Añover de Tajo -“donde nos llevamos los premios, por cierto”- y en Roquefort (Francia), además de una corrida de toros en Cenicientos, a la postre la última de la historia de la divisa roja y negra. A las calles también han ido unos cuantos animales este 2018, muchos se han mandado al matadero y un grupo de animales los ha comprado un ganadero amigo de Leopoldo.