El último tentadero de Dávila Miura

El matador de toros Eduardo Dávila Miura, que se despedirá del toreo el próximo jueves 12 en la Maestranza, toreó el lunes por última vez en el campo. Eduardo ha querido escoger la mítica finca de ‘El Toruño’, en Utrera (Sevilla), como escenario de su última faena campera por una emotiva razón ya que “A esta ganadería fue la primera a la que asistí como invitado una vez que decidí ser torero; y por eso he querido compartir con Jaime Guardiola mis últimas vacas en el campo”.

Hubo liturgia y serenidad en el vestirse, en montar los avíos, en calzar los botos, en ajustarse la camisa, en el mimo de su fiel mozo de espadas, en las miradas a las vacas… y un espectador de excepción en el pequeño palco, Julián López ‘El Juli’, que no dudó en animar al sevillano. Junto a él, Gerardo Ortega, el ganadero propietario de las reses del jueves en la Maestranza, la última tarde de Eduardo, y que quiso estar a su lado en un día tan especial. En el ruedo, en su burladero de ganadero, Jaime Guardiola.

Para terminar la jornada, sonrió mientras dibuja muletazos en la última vaca que ojalá se repitan el jueves en la Maestranza. Simuló la suerte de matar y mirando al cielo exclamó: “Ahí quedó mi última faena en el campo”.

A %d blogueros les gusta esto: