El Fandi dio una buena tarde de toros, pero le regalaron la oreja del sexto, un toro manso al que no pudo torear. Los toros de Parladé, flojos, noble el tercero. Manso el sexto. El Fandi bien en el tercero con temple. Jesulín, aburrido con templanza y Abellán sin encontrar la distancia se dejó ir al tercero.

Decimoséptima de abono. Cinco toros de Gavira y uno, 2º, de Parladé, que salió por uno de Gavira que se partió una pata. Desiguales de presencia, justos de fuerzas y de juego variado. Manso el 6º; noble el tercero. Descastados los restantes. El de Parladé, noble y flojo. Jesulín de Ubrique, palmas y silencio. Miguel Abellán, silencio en ambos. El Fandi, una oreja y una oreja. “No hay billetes”.

A %d blogueros les gusta esto: