Siete orejas y sólo debieron cortarse tres o cuatro. El fin de fiesta en Jaén fue un exceso. Sin embargo, El Cordobés anduvo más serio y templado; El Cid toreó bien al toro bueno del festejo y Talavante es un ídolo en Jaén. La corrida de Gavira, mala salvo el citado quinto.

Seis toros de Gavira, mal presentados, de hechuras muy poco parejas, como un saldo de limpieza de corrales, y de pobre juego. En general de poca raza. Manso, el primero; peligroso, el segundo; flojos y descastados, tercero, cuarto y sexto. El quinto fue el único encastado.

Manuel Díaz «El Cordobés»: pinchazo y media estocada (silencio) y estocada trasera (dos orejas).
El Cid: estocada y descabello (silencio) y estocada (dos orejas tras aviso).
Alejandro Talavante: estocada (una oreja) y estocada (una oreja).

Plaza de Jaén, 18 de octubre de 2007. 6ª de la Feria de San Lucas. Los tres espadas salieron a hombros.

Foto: Burladero.es

A %d blogueros les gusta esto: