Carlos Crivell.- En Huelva había ambiente de resaca, sobre todo en las tertulias de los bares cercanos a la plaza. Se hablaba del suceso del día anterior y se notaba felicidad en las miradas. Pero ya no toreaba Pablo Aguado, sino que era el día de los rejones con el enfrentamiento entre Diego Ventura y el ídolo local Andrés Romero.

Abrió plaza un toro con movilidad decreciente. Ventura se lució a dos pistas con Nazarí, quebró con Lío y acabó con las cortas sobre Remate. Fue una buena labor sin estruendos. Necesitó el descabello y saludó desde el tercio.

Con el segundo logró encandilar a la plaza sobre Bronce, que cita muy en corto para clavar en una loseta. Luego salió Fino y el entusiasmo subió de tono, a pesar de la escasa pujanza del Cubero. Cuando Dólar saltó al ruedo, Ventura le quitó las riendas y colocó su conocido par a dos manos. La plaza se vino abajo, pero no logró matarlo hasta la tercera entrada.

En la lidia del quinto salió el sobresaliente Ferrer Martín en un detalle generoso de Ventura. Cumplió en dos banderillas y Diego acabó con el cuadro sobre Lio y Remate. Descordó al toro en el rejón de muerte, a pesar de lo cual y de forme increíble le dieron dos orejas. Lo mejor fue su labor en el segundo de su lote, pero no lo mató.

Andrés Romero cuenta con salidas a hombros en todas sus actuaciones en La Merced. El primero de su lote se paró pronto y llegó muy quebrantado al final. Le había colocado dos farpas de castigo. Romero puso banderillas sobre Caimán y Kabul en una labor un tanto nerviosa. Mató al segundo intento.

Paró al cuarto con el marsellés y luego anduvo vibrante sobre Fuente Rey en banderillas. Se lució citando con corbetas sobre Jerjes. Mató de un rejón fulminante y paseó las dos orejas.

Sacó también Romero al sobresaliente Ferrer Martin en el sexto. El caballero de Escacena volvió a lucirse sobre Odiel y Guajiro. Ahora, más calmado, puso en práctica todos sus progresos. El Cubero, un berrendo precioso, fue bueno. Mató a la segunda y completó su buena actuación. Una oreja. Se fue a hombros en solitario, mientras Ventura lo hizo a pie. Según el Reglamento, para salir a hombros en los mano a mano se deben cortar tres orejas.

Plaza de toros de Huelva, 4 de agosto de 2019. 4 de Colombinas. Tres cuartos de plaza. Seis toros de Benítez Cubero, adecuados para el toreo a caballo por presencia y juego, que fue bueno en general, aunque parados al final. Mejores 4, 5 y 6. Intervino en los toros quinto y sexo el sobresaliente Ferrer Martín.

Diego Ventura, chaquetilla gris marengo. Rejón trasero y dos descabellos. Saludos. En el tercero, dos pinchazos y un rejón. Ovación y saludos. En el quinto, rejón que descorda al toro. Dos orejas.

Andrés Romero, chaquetilla caqui. Pinchazo y rejón de muerte. Saludos. En el cuarto, rejón certero. Dos orejas. En el sexto, pinchazo y rejón de muerte. Una oreja. Salió a hombros.

A %d blogueros les gusta esto: