Luis Carlos Peris.– Cien años de la alternativa de un hombre polifacético que aunaba el valor con la creatividad, el ingenio con una personalidad indudable y que iba por la vida con su verdad por delante. Un siglo después de tomar la alternativa de manos de su cuñado José y de su admirado Juan, la figura de Ignacio Sánchez Mejías continúa en loor de popularidad. Casi todo el anecdotario del toreo lo polarizan dos Rafaeles, Guerrita y El Gallo, pero no hay que escarbar demasiado para encontrar luz en los hazañas de Ignacio. Ir a Madrid a pegarle un bastonazo al presidente de los árbitros por un perjuicio al Betis va de la mano de aquello que dijo en México cuando le preguntaron quién era mejor si José o Gaona: “¿Quién va a ser mejor? Yo no pasé de banderillero de José y soy mejor que Gaona, conque ustedes dirán”. Blando con las espigas y duro con las espuelas, Ignacio, casi nada.

A %d blogueros les gusta esto: