Orden del Ministerio de Agricultura publicada el pasado 12 de febrero en el BOE, que continúa las medidas encaminadas a combatir la fiebre catarral ovina (lengua azul) en nuestro país, implica un serio quebranto empresarial y profesional para el 60% de las ganaderías de la Unión, toda vez que 196 de ellas, de las 331 localizadas en España, están en la zona restringida por la enfermedad. Estas medidas podrían originar una situación de inviabilidad para algunas de ellas.

La Unión de Criadores agrupa en la actualidad a más del 50% del censo de la raza bovina de lidia en España y es proveedora de más del 70% de los festejos mayores que se celebran anualmente en España y Francia. De acuerdo con la normativa actual, en vigor hasta el próximo 1 de abril, se deducen, entre otras, las siguientes consecuencias:

A %d blogueros les gusta esto: