Pablo Aguado2014Los apoderados Luisito y Francis Pérez han salido del apoderamiento del novillero con picadores sevillano Pablo Aguado. Se queda, de momento, en solitario Enrique Peña al cargo de la carrera del joven hispalense. En palabras de Luisito a este medio, “desde su debut en la novillada sin picadores en 2013, he sido encargado, con el apoyo de Francis Pérez, de llevar su formación y carrera. En 2014 Enrique Peña se unió al equipo”. Las causas de la ruptura han sido discrepancias taurinas ante el futuro del novillero.

El torero ha emitido hoy mismo un comunicado:

Hace tres años cuando me rescató de sueños que creía inalcanzables. Hace tres años que confió ciegamente en mí, que me apoyó, que empezó a luchar siendo su entrega, su verdad, su corazón, su cariño y total creencia hacia mí y su desbordada afición y amor al toro sus armas, y me colocó en una situación de prestigio. Con él empecé a entender la dureza del toreo, la disciplina, el esfuerzo. Aprendí que el trabajo paga, que la constancia te devuelve el esfuerzo, que queriendo se consigue todo. Me hizo hombre. Me abrió los ojos, me enseñó que una cosa es jugar al toro, y otra el toreo. Me abrió la llave de una Francia que adoro, pasé fronteras, conocí mucha gente de su mano, grandes amigos, y me enseñó a saber quienes no lo eran y a ir siempre de frente y sin dobleces. Buscó la perfección, el no conformarse porque todo es mejorable. Me abrió su casa, su familia y sus amigos y me llevó de la mano por la Sanlúcar que forja mi preparación. Y lo más importante, encontré a un amigo, con todas las palabras, y faltan.

Son circunstancias puramente taurinas las que hacen que el maestro Luisito salga del equipo, formado junto con el maestro Enrique Peña. Pocas personas son capaces de desvivirse por un chaval como él lo ha hecho, siendo su única pretensión dejar colocado en buena posición a alguien en quien cree, mientras sacrificaba tiempo que debía ser para su familia, sin buscar su beneficio, sólo en busca de su amor a la tauromaquia. Y eso le honra como taurino pero sobre todo como persona. Y por todo ello seguiremos unidos personalmente, porque lo quiero y porque me quiere. Y porque le debo lo que soy.

Pablo Aguado.
Sevilla, 14 de octubre de 2015.

A %d blogueros les gusta esto: