El banderillero Luis Mariscal ha vuelto a entrar en el quirófano. La operación ha comenzado sobre las 12 del mediodía y tiene por objeto limpiarle el edema y colocarle nuevos drenajes que ayuden a que la sangre circule mejor. La decisión ha sido adoptada después de ser sometido a la revisión médica matinal y que el equipo médico se reuniese con los familiares del torero informándoles sobre su estado y sobre la necesidad de entrar de nuevo al quirófano.

Según ha informado a Sevillatoro el doctor Vila, " se había producido un edema en la piena y se han ervisado los drenajes y colocado algunos nuevos. Los ingertos y anastomosis funcionan bien. Ahora estoy más tranquilo". 
 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: