Cartagena volvió a ganar la partida en Málaga a las dos estrellas Hermoso y Ventura. Salió a hombros tras cortar dos orejas generosas, mientras que Hermoso lograba un trofeo y Ventura los perdía con el rejón de muerte.

Plaza de toros de Málaga, 8ª de Feria. Casi tres cuartos de plaza. Toros despuntados de Fermín Bohórquez de buen juego en general, con pocas fuerzas y algo parados al final. Andy Cartagena salió a hombros por la Puerta Grande.
Hermoso de Mendoza, silencio y una oreja.
Andy Cartagena, dos orejas y saludos.
Diego Ventura, silencio y saludos.

Carlos Crivell.- Málaga

El tradicional festejo de rejones cerró esta edición de la feria malagueña. Era un nuevo encuentro entre Hermoso y Ventura, nuevamente con Cartagena por medio. Debe ser el cartel más atractivo que puede ofrecerse en estos momentos en corridas de rejones. El presunto duelo entre los dos caballeros más influyentes del toreo a caballo volvió a tener como tercer hombre a Cartagena, que demostró que está al nivel de sus compañeros.

A Cartagena le concedieron dos trofeos muy generosos en su primer toro. De un tiempo a esta parte, en estos festejos se cortan las orejas según se mate al toro. No se valora la colocación del rejón, el delirio surge siempre que muera a la primera. Si así ocurre hay petición segura. El caballero Andy estuvo a buen nivel con Pericalvo, el caballo que cita con los balanceos tan espectaculares, lo mismo que con Juncal, con el que cooca banderillas cortas al violín. El todo medio de su labor fue bueno. Y como mató de un rejonazo a la primera, dos orejas. La segunda se la podía haber guardado el palco.

El quinto fue flojo y se apagó pronto. Andy volvió a estar muy espectacular, sobre todo cuando salió al ruedo Juncal, con el que levantó a la plaza en las cortas al violín. Esta vez no mató bien y se quedó sin premio.

Hermoso de Mendoza cuajó una buena tarde con dos actuaciones serias y toreras. Toda su labor con el primero de la tarde tivo como protagonista fundametal a Disparate, el caballo que corre a dos pistas y cambia de tranco, unas veces con la cabalgadura mirando a las tablas, otras mirando al dentro del ruedo. Espectacular este caballo. Falló de forma estrepitosa con el rejón de muerte.

Con el cuarto, toro lesionado en una pata, basó su actuación en Manolete y Dalí, como los que puso banderillas en cirto en una labor meritoria, aunque esta vez los honores deben ser para Pirata, el único caballo que Pablo pone delante de todos sus toros en el tercio final. Es valiente y sabe ponerse a la distancia justa. Colocó un par enorme a dos manos de las cortas. La oreja hizo justicia a su buena tarde.

Diego Ventura sufrió un incidente en el tercero. Nazarí, uno de sus caballos estrellas, fue herido en el anca derecha al poner un par de banderillas. Enrabietado sacó a Oro y a Remate para levantar su labor. Muy emotiva fue esta parte final. Estaba Ventura muy enojado por el parcance y sacó toda su rabia, que al final no le sirvió para nada por su fallo con el rejón de muerte. Por fortuna, Nazarí apenas sufrió un puntazo.

Dispusto a elevar el tono de su tarde en La Malagueta, Ventura recibió al sexto con la garrocha, pero el de Bohórquez se desentendió de la cabalgadura. La jaca Buena Vibra lució su esbelta figura ante el desaire del astado. Subió de nivel con Chafana, que corre bien a dos pistas y quiebra con gracia en un metro cuadrado. Y todo explotó con Milagro, que de nuevo hizo honor a su nombre. Es todo elasticidad en los quiebros. Por si faltara algo salió Morante a morder al toro y a colocar cortas al violín. Locura colectiva. El rejón de muerte volvió a dejarlo sin premio.

A %d blogueros les gusta esto: