Morante desató la locura en Jerez con una faena para la historia, realizada a un noble toro de Juan Pedro que fue premiado con la vuelta. El toreo de arte y lento surgió en un torero abandonado que volvió la a la plaza jerezana en una faena brindada a Paula.

Ganadería: seis toros de Juan Pedro Domecq, justos de presencia, flojos y nobles. El sexto fue premiado con la vuelta al ruedo.

Enrique Ponce: pinchazo y tres descabellos (saludos) y pinchazo y estocada caída (saludos).
Juan José Padilla: estocada caída (una oreja) y pinchazo y media estocada (saludos).
Morante de la Puebla: pinchazo, estocada trasera y descabello (una oreja) y estocada (dos orejas y rabo).

Incidencias: 4ª de la Feria del Caballo de Jerez. Algo más de tres cuartos de plaza. Morante salió a hombros por la Puerta Grande.

A %d blogueros les gusta esto: