La Consejería de Gobernación ha hecho por primera vez uso de la prerrogativa de nombrar a tres vocales, quienes se incorporan para analizar el nuevo Reglamento Taurino

El torero retirado y comentarista taurino Francisco Ruiz Miguel, el abogado penalista y vicepresidente de la Fundación Andaluza de Tauromaquia, Francisco Baena Bocanegra, y el que fuera presidente de la plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla, Delmiro Salazar, han sido nombrados vocales del Consejo de Asuntos Taurinos de Andalucía por la consejera de Gobernación, Evangelina Naranjo, que ha hecho por primera vez uso de la prerrogativa de designar tres miembros adicionales de este organismo.

Así, Ruiz Miguel, Baena Bocanegra y Delmiro Salazar se incorporarán a este órgano consultivo en su próxima reunión plenaria, que tendrá lugar el 11 de octubre en Sevilla y donde se analizará y debatirá el borrador de Reglamento Taurino que ha elaborado la Consejería de Gobernación.

El Reglamento llega al Consejo después de un amplio proceso de información y participación por parte de los sectores afectados y en los próximos meses se someterá a los controles jurídicos y del Consejo Consultivo, por lo que se pretende hacer un nuevo repaso y reflexión a las principales novedades que incorpora esta normativa.

A este análisis se incorporan ahora tres nuevos nombres, cuyo nombramiento tiene por objetivo reconocer su trayectoria e implicación en el mundo del toro. Ruiz Miguel, tomó la alternativa el 27 de abril de 1969 en la plaza Monumental de Barcelona, y se despidió de la afición 20 años más tarde, el 2 de octubre de 1989, y aunque posteriormente ha toreado en varias ocasiones se ha convertido en un comentarista taurino de prestigio. Este torero, nacido en la localidad gaditana de San Fernando, se ha caracterizado por su valentía y se ha distinguido en la lidia de ganaderías difíciles.

Por su parte, Delmiro Salazar es una figura de referencia en el mundo taurino tras haber ostentado durante 12 años la presidencia de la Real Maestranza de Sevilla, cargo que dejó en 1994 y tras lo que se ha mantenido en todo momento vinculado a la lidia como aficionado y experto. En cuanto a Baena Bocanegra, al margen de su actividad como letrado y de haber ejercido como abogado de toreros, es en la actualidad vicepresidente de la Fundación Andaluza de Tauromaquia, una institución que nació hace 12 años con el objetivo de promocionar la fiesta del toro y que presta especial apoyo a las nuevas generaciones de toreros.

El Consejo de Asuntos Taurinos de Andalucía pasará así de tener 28 miembros a 31. El Gobierno andaluz aprobó su creación el 16 de septiembre de 1998 con el objetivo de contar con un órgano de asesoramiento en la materia. Bajo la presidencia del responsable de Gobernación, en él están representados los grupos parlamentarios (un representante cada uno), las consejerías de Agricultura, Salud y Turismo, la Federación de Asociaciones de Municipios y Provincias (FAMP, con tres representantes), así como miembros de los distintos estamentos taurinos.

Así, entre los vocales están los ganaderos, los representantes de matadores de toros, novilleros y rejoneadores, de los picadores y banderilleros; de los empresarios, de los toreros cómicos, de los abonados y de los aficionados, además de los presidentes de plazas, cirujanos taurinos y del Consejo Andaluz de Colegios Veterinarios.

A %d blogueros les gusta esto: