La corrida de Victorino no se prestó mucho. La nota negativa fue el percance de Salvador Cortés en el sexto. Liria, voluntarioso y Padilla, con toros imposibles.

Seis toros de Victorino Martín bien presentados, mejorando de presentación los tres últimos. Toreables en general, a excepción del sexto que terminó desarrollando sentido.

Pepín Liria: tres pinchazos y corta tendida (ovación); dos pinchazos y estocada atravesada (vuelta al ruedo); honda habilidosa en el que mató por cogida de Cortés.

Juan José Padilla: estocada baja y atravesada (palmitas); honda caída (palmas).

Salvador Cortes: casi entera caída (división); cogido en el quinto al pasar de muleta.

Plaza de Málaga, 20 de agosto de 2007. última de Feria. Tres cuartos de entrada. El parte médico de la cornada, emitido por el doctor Juan Pedro Luna, señala que Salvador Cortés sufre una “Herida incisocontusa de siete centímetros de entrada, en pared abdominal, zona suprainguinal derecha del abdomen, que interesa piel, tejido celular subcutáneo, fascia y fibra del músculo oblicuo derecho del abdomen, con una trayectoria ascendente de veinte centímetros que diseca el borde inferior de las últimas costillas, sin penetrar en cavidad pulmonar ni peritoneo. Pronóstico grave”.
El torero ha sido sometido a una amplia operación, en la que los facultativos han diseccionado la zona afectada. Los propios cirujanos aseguran que el espada ha tenido mucha suerte, pues el pitón golpeó en las costillas, por lo que se evitó que penetrase en la cavidad pulmonar. El torero ha sido trasladado al Hospital Gálvez, donde permanecerá en observación.

A %d blogueros les gusta esto: