En la próxima temporada será preciso contar con un torero de Almería que ha llamado la atención con una novillada en Madrid y el día de su alternativa. Su nombre de guerra es Torres Jerez, nacido en la capital almeriense el 27 de marzo de 1978 y con una carrera dilatada en el tiempo, aunque ciertamente corta en cuanto al número de actuaciones. Francisco Torres Jerez, a los diez años de su debut con caballos, es una novedad en los carteles.

“Mi afición a los toros viene de mi padre, aunque no hay ningún antecedente taurino en la familia. De pequeño me llevaba a las corridas. El director de la Escuela Taurina de Almería era vecino y de ahí surgió mi contacto con la fiesta. Estuve allí desde los ocho a los dieciséis años.

¿Cómo ha sido la trayectoria de novillero de Torres Jerez?
Durísima. Lo bueno es que han sido pocas novilladas con picadores, apenas veintinueve, pero en las que he logrado aprender el oficio. Debuté sin picadores en Alcalá de Guadaira en una novillada de las escuelas en 1997; luego hasta el año 2000 me presenté en Almería en la novillada de la Feria. A pesar de haber toreado poco, me había enfrentado a reses duras. En la temporada de 2004 fueron 14 festejos que me dieron el oficio. Este año ha cambiado algo, porque me he presentado en Zaragoza y San Sebastián, para luego culminar en Madrid.

¿Tan bien estuvo en la tarde de su presentación en Madrid este año?
Creo que sí, que logré cuajar una faena a gusto y me pudieron ver los aficionados. Fue una lástima que hubiera tan poco público en la plaza el día 3 de agosto. He dejado muy buen ambiente y podré ir el año que viene a la confirmación.

Alternativa en la Feria de Almería con un triunfo de clamor. ¿Cómo lo recuerda?
Todo fue emocionante. El padrino que estaba previsto era César Rincón, pero fue sustituido por El Cid por una lesión del colombiano. ¿Qué puedo decir de un torero como El Cid? Fue un honor recibir la alternativa de sus manos. Todo fue bonito, la ceremonia y el triunfo. Creo que se cumplieron todos los sueños que puede tener un torero el día de su alternativa.

¿Es más difícil ser torero en Almería que en otras localidades?
Hombre…, cuando se quiere ser torero de verdad no importa mucho el lugar del nacimiento. Ahora bien, no cabe ninguna duda de que en Almería todo es más complicado. Hay menos ganaderías, menos ambiente taurino, todo resulta más difícil. Hasta el simple detalle de encontrar un apoderado es casi imposible.

¿Aspira a ser considerado el torero de Almería?
Quiero ser el torero de Almería y también el torero de otras plazas. Quiero que estos triunfos en mi plaza sean de referencia, aunque hay que admitir que estar bien todos los años en la Feria no es suficiente para poder torear en otras plazas. En mi caso, triunfé en las novilladas de años pasados y nunca me vio el empresario hasta este año. Mi ambición es poder llegar a ser algo más que el torero de Almería, pero lo primero es seguir triunfando en mi tierra.

La realidad ha demostrado que los toreros locales no pueden vivir sólo de los triunfos en sus ferias. ¿Está de acuerdo?
Totalmente. Hay que cortar orejas en tu plaza y en todas. Si sólo se torea en la feria local, a pesar del triunfo, eso apenas repercute. En el caso de Almería, creo que se trata de una buena Feria y debe tener alguna resonancia.

¿Qué le parece el caso de su amigo Ruiz Manuel?
Es lo que digo. Manolo ha toreado mucho en Almería y algo le ha servido, porque luego ha podido hacerlo en Madrid, pero para seguir no se puede dejar pasar ni una oportunidad. De todas formas, Ruiz Manuel sigue siendo un torero con mucho cartel en esta plaza. Este año no ha tenido suerte, pero es un buen torero.

¿Se perjudican entre sí los toreros de Almería?
Es posible (duda en la respuesta)… Puede que en la provincia no hagamos la competencia entre nosotros y, como somos unos cuantos, haya que competir para coger los puestos. Pero es pura competencia y eso siempre es bonito. Distinto es lo que pasa en la Feria, porque Chopera sólo pone a uno en los carteles. En mi caso, en la feria de 2006 pienso que me he ganado mi sitio.

¿Cómo anda de apoderado?
Me hace falta un apoderado. Tengo quien me ayuda, como mi amigo Juan, pero es vital que exista esa persona que se dedique de forma profesional a buscar contratos y que revalorice los triunfos.

¿Qué espera de la temporada de 2006?
Es fundamental para mi futuro y la afronto con la seguridad de que no será fácil, porque tendré que torear algunas corridas duras, ya que es el camino para poder destacar. Basta comprobar la trayectoria de los que ahora son figuras que nunca lo tuvieron fácil en sus comienzos, pero me considero preparado y tengo mi momento para poder ser un buen torero. No quiero desaprovechar este buen ambiente que he logrado con el triunfo de Madrid y la alternativa.

¿Dónde comenzará la temporada?
Espero ir a México pronto, pero aquí en España tengo hecha una corrida en un pueblo de Murcia y seguramente que estaré en Ajalvir.

A %d blogueros les gusta esto: