Valverde_PrietoCal

Novillo de Prieto de la Cal se arranca al caballo (Foto: Álvaro Pastor Torres)

Álvaro Pastor Torres.- El novillero cordobés Lagartijo cortó in extremis en el sexto novillo una oreja. Interesante encierro de Prieto de la Cal, novillos duros, bravos y con sentido creciente a lo largo de la lidia. Bullidor Miguel Ángel León que perdió trofeos por los aceros. Muy desdibujado toda la tarde Borja Álvarez.

Plaza de toros de Valverde del Camino (Huelva). Sábado 14 de agosto de 2015. Novillada con picadores. Primer festejo mayor de la feria local. Algo más media entrada en tarde agradable y algo ventosa.

Seis novillos de Prieto de la Cal, desiguales de hechuras y trapío, destacaron la pelea en varas de 1º y 4º, la nobleza del 6º y la transmisión del 5º.

Borja Álvarez, de verde botella y oro. Pinchazo, estocada perpendicular y dos descabellos (silencio tras aviso). Estocada trasera, media estocada tendida y dos descabellos (silencio tras aviso)

Miguel Ángel León, de blanco y oro. Estocada y tres descabellos (saludos desde el tercio tras leve petición). Media tendida, estocada y tres descabellos (saludos tras aviso)

Lagartijo, de blanco y oro. Estocada (silencio). Estocada desprendida (oreja)

 Si en la película de Errol Flynn y Olivia de Havilland “Murieron con las botas puestas”, los 6 novillos 6 de Prieto de la Cal lidiados en la torista plaza de Valverde murieron con la boca cerrada. Y bien cerrada. Ni una lengua fuera, ni un atisbo de rajarse y entregar la cuchara. Luchando por su vida hasta el fin. Seis reses desiguales de pelaje y hechuras que vendieron cara su vida, no permitieron ningún desliz y mantuvieron en todo momento el interés del público. Seis novillos aplaudidos en el arrastre. Lástima que la terna no estuviera a su altura la mayoría de las veces. Con los montados hicieron los utreros peleas desiguales, sobresaliendo el lote de Borja Álvarez que dejó muy crudo al que abrió plaza y bien que le pesó durante la faena. Novillos a los que no había que dudarle ni darle más pases de los estrictamente necesarios. Reses que fueron sacando sentido, y a veces genio, durante los trasteos.

Poco que recordar de Borja Álvarez, muy diluido toda la tarde. Muchas ganas de León, que recibió con gusto de capa a sus dos novillos. Sus faenas fueron algo intermitentes -mejor la del quinto- pero no acertó con el verduguillo. Lagartijo, muy mal en su primero, casi siempre a merced del novillo. Aprovechó al sexto, el más noble y con más aguante del encierro.

A %d blogueros les gusta esto: