Curro Romero volvió a cobrar protagonismo en el multitudinario y emotivo acto que sirvió de apertura a la exposición que recuerda sus 50 años de torero desde que debutó en la Maestranza. Extraordinaria muestra la organizada por el área de Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, y excelente trabajo de su comisario, Francisco Mateos, de la agencia de comunicación sevillana ‘Toros Comunicación’.
El acto tuvo al frente a la consejera de Gobernación y al consejero de Agricultura de la Junta de Andalucía, el delegado del Gobierno de la Junta, el director general de Juegos y Espectáculos Públicos, el director-gerente de Fibes, la teniente de alcalde y delegada de Fiestas Mayores del Ayuntamiento, el comisario de la exposición y Curro Romero.

Fue Rosamar Prieto-Castro, delegada de Fiestas Mayores, en una corta pero sentida intervención, quien agradeció al maestro su generosidad “gracias, maestro, pues a pesar de que no ha sido fácil convencerle puesto que no es nada ‘amigo’ de estos eventos ni de mostrar objetos tan íntimos, al final se ha prestado a dejarnos lo que significa toda una vida, su larga vida, de torero”.

En el discurso de Francisco Mateos, comisario de la exposición, hubo palabras de agradecimiento para el maestro “gracias, Curro, por su comprensión, por su paciencia con nosotros, y sobre todo por permitirnos invadir la parcela personal de su casa”, y al Ayuntamiento por su continua defensa y promoción de la Fiesta a través de estos homenajes a toreros sevillanos en cada una de estas ediciones de la Feria Mundial del Toro. Además, se refirió Mateos al debut del Faraón en la Maestranza de Sevilla, punto de partida de la exposición, “hace 50 años que usted, maestro, debutó como novillero en la Maestranza, y un número tan redondo y tan mágico no podía quedar vacío. Era preciso destacarlo. Un solo elemento fundamental no se expone en esta inédita exposición: su ‘tarro de las esencias’. De ese frasco sigue siendo usted fiel y celoso guardián, donde está el toreo más puro y natural de la segunda mitad del siglo XX”. Y añadió una confesión “Curro quiere que esta muestra se convierta en un homenaje a los ‘curristas’, a esa legión de partidarios que siempre le fueron fiel transmitiendo la sevillana religión del ‘currismo’ de padre a hijos, porque hasta tres generaciones lo han visto torear. Y es que Romero es un mito por obligación, que no por devoción”.

Terminó Francisco Mateos su breve elocución haciendo un símil de la muestra a las faenas del maestro “Curro jamás lo dio todo en una única tarde. Supo dosificar la esencia de su toreo. La exposición quiere asemejarse a sus faenas: breves, llena de pinceladas y muy intensa”.

Terminó el acto con el emotivo y sentido agradecimiento de Curro Romero al Ayuntamiento de Sevilla “porque aunque yo no quería sacar nada de lo que tengo, ahora le estoy muy agradecido por la delicadeza y el cariño que lo han hecho, y también a Paco -por Francisco Mateos-, porque ha sabido hacer su trabajo con todo respeto y cariño”.

La exposición, como ya ha informado este medio, muestra, además de trajes de torear, condecoraciones, trofeos, placas conmemorativas, inéditas fotografías, cabezas de toros y demás objetos personales del torero, una saya de la Virgen de los Desamparados de Utrera, realizada a partir de un vestido donado por el Faraón de Camas.

Texto: Manuel Viera
Foto: Toros Comunicación

A %d blogueros les gusta esto: