Julián Salguero, presidente de la plaza de toros de Sevilla, falleció esta madrugada en su localidad de residencia Castilleja de la Cuesta. Julián Salguero fue el presidente que indultó al toro de Núñez del Cuvillo Arrojado en la temporada de 2011. El último festejo que ha presidido fue el del 21 de septiembre de 2012, novillada de San Miguel, en la que concedió una oreja a Gonzalo Caballero. Según fuentes cercanas, la causa de la muerte parece que ha sido un infarto.

Sus restos permanecen en el tanatorio de Tomares. Esta tarde, las seis, se celebrará una misa funeral en la Parroquia de la Inmaculada Concepción, en la Plaza de Santiago, de Castilleja de la Cuesta, para posteriormente ser enterrado en cementerio de la localidad

A %d blogueros les gusta esto: