Puerta, Romero y Camino

Comienza la década de los sesenta con nuevos aires para España, que comienza a salir de la pobreza d forma lenta, la televisión se incorpora a la vida cotidiana y los planes de desarrollo suponen el intento de superar el nivel tan bajo de riqueza de un país con muchas posibilidades. Es sólo el comienzo, porque la sociedad sigue sufriendo el rigor de una vida llena de limitaciones. Cómo sería la cuestión que en lo taurino un joven desarraigado como Manuel Benítez El Cordobés estaba llamado a ser el fenómeno de masas de un pueblo que necesitaba ejemplos a seguir.

La Feria de Sevilla de 1960 supone para quien firma uno de sus grandes recuerdos de la infancia. Nunca olvidaré el enfrentamiento entre Diego Puerta y el toro Escobero, de la ganadería de Miura. Nunca había visto en la plaza de toros sevillano caballos muertos tras el tercio de varas, pero ese día 30 de abril de 1960 presencié la dureza de una fiesta cruda y real. Puerta se arrimó de forma escalofriante, vestido con un terno blanco y azabache, fue cogido varias veces y siempre volvía a la cara del toro. Al día siguiente, con el cuerpo llenos de moratones y el alma henchida de gozo, Puerta le cortó dos orejas a una corrida de Peralta.

La Feria de 1960 se conformó con siete corridas de toros y una novillada. Los protagonistas fueron Manolo Vázquez, Curro Romero, Rafaelito Chicuelo, Ordóñez, Mondeño, Curro Girón, el portugués José Julio, Antonio Cobos y los hermanos Peralta a caballo. El 16 de junio, día del Corpus, Curro Romero abrió por primera vez la Puerta del Príncipe.

Se celebraron siete corridas de toros en abril de 1961. No fue una Feria especialmente triunfal. Debutó en el ciclo abrileño Paco Camino, que toreó dos corridas. La Feria estaba compuesta, de forma prioritaria, por toreros de Sevilla. Dominan los carteles Curro, Puerta, Camino, Ostos y Vázquez. Siguen Antonio Ordóñez, Mondeño José Julio, y aparecen Fermín Murillo y Limeño, que ya ese año se anuncia en su primera corrida de Miura.

La presentación de El Cordobés en Sevilla incluye dos novilladas en la Feria de 1962, celebradas los días 28 y 29 de abril. El revolucionario espada cortó una oreja en cada fecha. Las corridas fueron ocho y en ellas triunfó por todo lo alto Jaime Ostos, con cuatro orejas cortadas. Ese año no actuó Antonio Ordóñez, pero no faltaron Manolo Vázquez, Curro, Camino, Puerta, Mondeño, Limeño, Miguelín, José Julio y Paco Herrera. Hizo su primer paseíllo en Feria de Abril el salmantino El Viti, que no destacó.

Canorea mantuvo las ocho corridas en 1963 y también las dos novilladas. Son años de mayor conocimiento del rejoneo. Siguen los hermanos Peralta y actúa el 23 de abril con éxito Alvarito Domecq. Está muy bien en la Feria el albaceteño Pedrés. Son novedad los nombres de Andrés Vázquez. Andrés Hernando, Palmeño y Rafael Chacarte. Se mantienen Gregorio Sánchez y Curro Romero, El Viti y Paco Camino son la base de los carteles, en los que se nota la presencia de Victoriano Valencia en tres tardes, José Julio, cumbre en la de Miura. El 13 de junio, fuera de la Feria, debutaría en Sevilla como matador de toros El Cordobés.

La corrida del Domingo de Resurrección aún no tenía el significado actual. El cartel de 1964 lo componen Angel Peralta, Paco Corpas, Chicuelito y Limeño. Este año comienza a subir de manera notable el número de festejos: diez corridas de toros y dos novilladas, celebradas antes del comienza de la Feria. Los carteles siguen con la misma base: Curro, Manolo Vázquez, El Viti, Camino, Puerta, Ostos, Curro Girón, Victoriano Valencia, Murillo, Vázquez y Pedrés. El gran suceso fue el rabo que cortó Manuel Benítez El Cordobés el día 20 de abril a un toro de Núñez. Además, triunfa Diego Puerta con la de Urquijo; Ostos, en la de Cubero; Romero sin cortar orejas con la de Urquijo, y el chiclanero Emilio Oliva, que cortó tres orejas a la de Ibán.

En 1965 se lograron triunfos notables en la Feria. De todas las corridas, una quedó inmortalizada: 29 de abril. Se lidiaron toros de Benítez Cubero por Diego Puerta, Curro Romero y Paco Camino. Fue el día de la consagración de Sevilla como base del toreo de esos años. El máximo triunfador fue Puerta, pero también brillaron El Cordobés, Jaime Ostos y Paco Camino. Este año se produjo en la Maestranza un hecho singular: el 12 de octubre fue indultado un novillo del Marqués de Albaserrada, lidiado por Rafael Astola y llamado “Laborioso”.

Otro año triunfal fue el de 1966 para Sevilla durante y después de la Feria. Se celebraron diez corridas de toros. Paco Camino fue declarado triunfador del ciclo. Su faena a un toro de Cuadri fue el mejor exponente de su calidad. En los anales de la historia quedó para siempre la gran faena de El Viti a un toro de Samuel Flores el día 20 de abril. Reapareció ese año Litri en la Maestranza y le cortó dos orejas a la buena corrida de Bohórquez, el mismo día que el diestro cordobés El Pireo estuco hecho un coloso. La de Miura la lidiaron Bernardó, Emilio Oliva, que estuvo heroico, y Sánchez Fuentes.

Este año, sin embargo, pasó a la historia por dos circunstancias. El 1 de mayo se presentó en Sevilla un novillero con ambiente llamado Francisco Rivera”Paquirri”, que en la fecha de su debut abrió la Puerta del Príncipe. El 19 de mayo se encerró Curro con seis toros y escribió una de las páginas más memorables del toreo sevillano. Fue su segunda salida a hombros por la Puerta del toreo.

Sigue creciendo la Feria en 1967 y se llegan a las 12 corridas de toros. Se producen grandes noticias. Volvió Antonio Ordóñez a Sevilla en dos corridas y dejó constancia de que ha sido el más completo de los tiempos recientes. También reaparece Rafael Ortega y deja buen sabor de boca en la afición. Ordóñez gana todos los trofeos en litigio. Torea su primera Feria de Abril Paquirri, que triunfa en la de Cubero. También cortan orejas Zurito, Curro Romero, que logra el 24 de abril su tercera Puerta del Príncipe; Mondeño, Jaime Ostos, El Cordobés y Ostos. Fue un año sin Camino ni el Viti.

El día 26 de abril de 1968 cortó Diego Puerta un rabo en la Maestranza. Le acompañaron ese día Antonio Ordóñez y Curro Romero. El seise de San Bernardo fue el triunfador de la Feria. Se llega a las 11 corridas de toros. El Domingo de Pascua es todavía una corrida de trámite: un festejo de ocho toros con Rafael chicuelo, Zurito, Adolfo Rojas y Capillé. Limeño le corta las dos orejas a uno de Miura y también se dejan ver por el coso del Arenal El Pireo, Paquirri, Angel Teruel, Miguelín, José Fuentes, Palomo Linares, y un torero que vuelve: César Girón y que no pasa de discreto. Fuera de la Feria, el 6 de octubre armó un alboroto en Sevilla un chaval de la Puerta Osario llamado Rafael Torres, que repitió dos novilladas más ante el clamor de su toreo sevillano.

El gran suceso de 1969 fue la suspensión de la corrida del 13 de abril al rechazarse los toros de Cubero y negarse los diestros, Victoriano Valencia, Curro Romero y Palomo Linares a torear los de otra ganadería. El gobernador Utrera Molina suspendió la corrida con el aplauso de la afición. Fue una Feria con doce espectáculos en el cartel, aunque sólo se celebraron once. Fue el año del buen toreo de Manolo Cortés y el de la gran tarde de Limeño ante la de miura a los que les corta cuatro orejas. Cumplen buenas actuaciones Ostos, Camino, Teruel, El Viti, Antonio Ordóñez.

Manolo Cortés ha sido un toreo de gran clase, que si no llegó a cotas más altas hay que achacarlo al infortunio y a una cierta abulia. Lo de Limeño tendría su continuidad en 1970, año en el de nuevo le cortaría cuatro orejas a los toros de Miura.

A %d blogueros les gusta esto: