El Cid volvió a torear vestido de luces tras su percance español. No tuvo suerte y sólo escuchó sendos silencios. El triunfador fue Perera que cortó dos orejas, mientras El Juli tampoco lograba el triunfo.

Tres toros de Montegrande (1º, 3º, 5º) y tres de La Ahumada (2º, 4º y 6º), desiguales de presentación y juego. 

El Juli, ovación y pitos.
El Cid, silencio y silencio.
Miguel Ángel Perera, oreja con petición en ambos.

Tres cuartos de plaza. 3ª de feria.

A %d blogueros les gusta esto: