Morante de la Puebla ha sido dado de alta en la clínica Quirón y se ha trasladado a Sevilla para seguir bajo los cuidados del doctor Domingo Jiménez. Antes, se le han retirado tres de los cuatro drenajes. Según el doctor Val Carreres, "tiene un hematoma en la herida, pero puede estar en su casa. No puede comenzar aún la rehabilitación, debe reposar y pienso que tardará un mes en encontrarse bien".

Morante, en breves declaraciones a la salida del hospital, ha dicho que "confío en poder torear en Ronda en la corrida goyesca".

A %d blogueros les gusta esto: