El matador de toros Pepe Moral volvió ayer a Sevilla desde Zaragoza, donde estaba ingresado tras la cornada que sufrió el sábado 6 de agosto en Estella, que le produjo una herida de 10 centímetros en el muslo derecho. El diestro pidió el alta voluntaria y seguirá su recuperación en Sevilla bajos la supervisión del cirujano Domingo Jiménez.
 

A %d blogueros les gusta esto: