Lo mejor de la tarde fue la faena de Pepín Liria al cuarto, de nombre Espada, al que hizo una gran faena que no remató con la espada. Javier Valverde estuvo valiente de verdad y Moreno no estuvo inspirado.

Quinta de abono. Seis toros de Palha, bien presentados y de juego desigual. Fue bravo y noble el 4º, premiado con la vuelta al ruedo. Bravo el quinto, mansearon 3º y 6º.

Pepín Liria, saludos y vuelta.
José Luis Moreno, silencio y silencio.
Javier Valverde, silencio tras aviso y palmas.
Más de media plaza.

A %d blogueros les gusta esto: