El jueves, 25 de enero, en el Edificio Vera-Cruz fue presentado el monográfico sobre la figura del insigne y recordado matador de toros de Alcalá del Río, D. Antonio Reverte. El acto fue presentado por el periodista, escritor y crítico taurino, D. Santiago Sánchez Traver, con la presencia de Hermanos de la Vera-Cruz responsables de la edición y su Junta de Oficiales. Con la presencia de cofrades, aficionados y familiares. Igualmente acompañaron esta presentación el Excmo. Ayuntamiento de Alcalá del Río representados en su alcaldesa y concejala.

Este libro, editado por la Hermandad de la Vera-Cruz de Alcalá del Río y obra póstuma de D. Rafael Sánchez González, nace como homenaje a Reverte, Hermano Mayor perpetuo de la
antigua cofradía alcalareña. La misión de esta monografía, de casi 450 páginas, parte de la idea de ser el compendio definitivo sobre la vida del diestro, resaltando el rigor con el que el autor realiza esta obra, fruto de un profundo estudio sobre el personaje al que está dedicada. Recoge así aspectos y matices del torero que en la mayoría de las ocasiones se suprimen, y son datos esenciales sobre su biografía.

Un libro eminentemente taurino, histórico, biográfico, pero en el que también están las devociones de tan recordado paisano, y en el que se respira su Hermandad y Alcalá del Río por todas sus páginas. En palabras del Hermano Mayor: “no me equivoco al decir que este libro coloca en su sitio en la historia a este Hermano crucero y nuestra Hermandad hace justicia con su recuerdo.”
A la muerte de Reverte, la Hermandad de la que fue Hermano Mayor desde 1899, decide que sea sepultado en la cripta de la capilla, no por sus donaciones materiales sino por su labor humana en nuestro municipio. Su generosidad con su pueblo aún se recuerda entre sus calles: “que a ningún alcalareño le falte un mendrugo de pan”, eran palabras pronunciadas por Reverte. Por supuesto, tampoco faltó su magnificencia hacia su Hermandad: solo como muestra la obra maestra del palio de la Virgen de las Angustias. Una joya del bordado que nunca llegó a ver en la calle y para el que había preparado todo, dada su hermosura, para procesionar el domingo de Ramos de 1904 a la Catedral de Sevilla.

Reverte fue un visionario, pero no solo en la tauromaquia, también lo fue en la Semana Santa de Alcalá, influyendo en ideas geniales y renovaciones en esta cofradía que le dieron a los días grandes en la antigua Ilipa Magna el sello único que hoy presentan, siendo declarada de Interés Turístico. Esta publicación puede ser adquirida en la Casa Hermandad de la Vera-Cruz de Alcalá del Río y en todas las librerías.

A %d blogueros les gusta esto: