Rivera Ordóñez y su hasta hoy apoderado, Pepe Luis Segura, han puesto fin a la relación profesional que los ha unido las últimas temporadas. La ruptura se debe a “celos profesionales”, según Segura. “Hemos roto de forma cariñosísima, de verdad. El motivo han sido celos profesionales, que a lo mejor otros no entienden, pero yo siendo torero sí. Los celos pueden ser de Jesulín hacia él o de él hacia Jesulín, pero los toreros son así de celosos” explica Segura.

Tras hablar con el torero, el apoderado decidió continuar dirigiendo la carrera de Jesulín: “Si tengo que decidir entre los dos, debo hacerlo con Jesulín, porque a él lo apoderado desde antes. Es lo lógico”, matiza.

A %d blogueros les gusta esto: