Con cerca de 3.500 personas se lidiaron toros de Rancho Seco, de ejemplar presencia, pero muy mal juego, sobresalieron si acaso los dos para rejones. Rui Fernandes, oreja y ovación; Antonio Barrera, silencio en su lote; Leopoldo Casasola, oreja y silencio

A %d blogueros les gusta esto: