Antitaurino2Luis Carlos Peris.- Disiento de algunas actitudes que adopta Morante en la plaza y, sobre todo, fuera de la plaza, pero en este fin de semana ha tomado algunas decisiones que me reconcilian absolutamente con el mejor orfebre que parió el toreo de la contemporaneidad. Una de esas actitudes me la perdí, fue el viernes en La Malagueta y sólo la he disfrutado a medias, en el vídeo, pero ya se sabe que el duende no suele acudir a la cita con el vídeo. La otra la tomó el torero fuera de la plaza por hechos inadmisibles ocurridos dentro, tanto en Palma como en Marbella. Ha sido poner en manos de un letrado comoJoaquín Moeckel los ataques de un holandés impertinente que bien podía quedarse en su pueblo dando por do más pecado haya. Ya era hora de que un taurino se plantase ante los ataques de unos impresentables y poner la primera piedra en la defensa por el derecho propio.

A %d blogueros les gusta esto: